Religión y adicción


Hoy en día, y como parte de una sociedad moderna y globalizada, muchas personas han caído rendidos frente a una o varias adicciones. Por su parte, aquellas que han tenido la suerte de no sucumbir ante éstas, se ven día a día tentadas por las mismas. 

Ahora bien, muchos individuos de ambos grupos comparten una enorme ventaja: la fe y, más específicamente, el amor por Jesús de Nazaret. Pero, antes de ahondar en este tema, debemos preguntarnos: 

 

¿Qué son las adicciones?

Pues bien, la adicción es, según la RAE “la dependencia del consumo de alguna sustancia o de la práctica de una actividad”. Ésta conyeba, además, una dependencia física y/o psicológica hacia dicha sustancia, actividad o comportamiento que es, a su vez, difícil de controlar y que tiene consecuencias negativas para la salud y el bienestar de la persona que la padezca. 

 

¿Qué tipos hay?

Los más comunes en la actualidad son las adicciones a: 

  1. Las drogas: incluyen desde el alcohol, a la cocaína, del tabaco, a los opioides, y demás. 

  1. El juego: conocido como ludopatía. Consiste en una compulsión incontrolable por apostar dinero o jugar a juegos de azar, lo que genera consecuencias extremadamente negativas para la vida del individuo que lo padezca. 

  1. El trabajo: la persona necesita fervientemente trabajar y no para de hacerlo, con lo que termina descuidando el resto de las áreas de su vida. 

  1. El sexo: es una obsesión y compulsión descontrolada por éste y por las actividades sexuales, lo que deriva en problemas con las relaciones personales, laborales y emocionales. 

  1. La tecnología: es un tipo de adicción relativamente nuevo. Consiste en el abuso o dependencia excesiva de dispositivos tecnológicos como teléfonos móviles, ordenadores o videojuegos, llegando a interferir con las actividades diarias y la vida social de quien lo sufra. 

 

Estos son algunos ejemplos, pero existen muchos más tipos de adicción, cada uno con sus respectivas características y consecuencias específicas. Además, se debe recalcar que las adicciones son tratables con ayuda profesional y fuerza de voluntad, así que, si sufres de alguna o crees que lo haces, no dudes en contactar con tu médico y recuerda que siempre puedes contar con tu familia, amigos y comunidad. 

 

¿Qué nos dice la religión de las adicciones?

Por un lado, el cristianismo enseña que los seres humanos están llamados a vivir vidas de sobriedad y moderación. La Biblia advierte contra el abuso de sustancias y enseña que nuestro cuerpo es un templo del Espíritu Santo, por lo tanto, debemos cuidarlo y mantenerlo libre de adicciones. Además, el mensaje central del cristianismo es que Jesucristo tiene el poder de liberarnos del pecado y de todas las cadenas que nos atan, incluyendo las adicciones. 

Recordemos que Jesús vivió una vida ejemplar, sin pecado, y predicó un mensaje de sanidad, liberación y salvación para todas las personas, siendo también considerado por muchos como un modelo de virtud y rectitud. 

Por otro lado, se halla otra gran religión cuyos seguidores también creen en las enseñanzas de Jesús: el islam. El Corán, el libro sagrado del islam, prohíbe el consumo de sustancias intoxicantes como el alcohol y las drogas que alteren la mente, además del juego, comunicando: "¡Oh, creyentes! En verdad, el vino, el juego de azar, las piedras erectas y las hachas para sacrificar son una abominación proveniente del trabajo del diablo" (Surah Al-Maidah, 5:90). 

El islam también hace un llamado a sus seguidores a tener un estilo de vida saludable y equilibrado. Se espera que los musulmanes cuiden de su cuerpo y su salud, evitando todo lo que pueda dañarlos, incluyendo las adicciones. Además, promueve la autodisciplina y el autocontrol, elementos fundamentales a la hora superarlas. Y también fomenta la práctica de la oración regular y la búsqueda de la cercanía a Dios, algo que puede ser una gran ayuda para resistir la tentación. 

“Pero... ¿Cómo se puede combatir o evitar una adicción?” 

En primer lugar, y como se acaba de expresar, se necesita buscar apoyo y asesoramiento profesional: ya sea de un terapeuta o un consejero especializado, aunque puedes empezar por preguntar a tu médico de cabecera. 

Por otro lado, puedes participar en grupos de apoyo: como Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos u otros similares pues brindan un entorno seguro y consuelo en los demás. También es imperativo identificar y evitar los desencadenantes, o lo que es lo mismo: reconocer aquello que nos conduce a la adicción y evitarlo (esto puede incluir lugares, personas o situaciones que se relacionen con la misma). 

Además, resulta realmente importante establecer nuevas rutinas y hábitos saludables, lo cual se hace reemplazando las actividades relacionadas con la adicción por otras como hacer ejercicio, practicar alguna afición, socializar con personas nuevas que no tengan adicciones, rezar, etc. 

A su vez, es importante crear una red de apoyo de amigos, familiares, o comunidad religiosa, para compartir los desafíos y logros. Así como establecer metas realistas a corto y largo plazo para proporcionar una sensación de dirección y de propósito. 

Asimismo, las técnicas de relajación y manejo del estrés como las técnicas de respiración, la meditación, o el yoga, pueden ser de ayuda, no sólo contra la adicción en sí, sino para mantener una vida equilibrada y saludable, cosa que también afecta sobre la misma. 

Por último, se necesita ser paciente y compasivo con uno mismo, así como recordar que superar una adicción es un proceso difícil que lleva su tiempo, pero que tarde o temprano lograremos completar. 

 

Entonces ¿qué aporta la religión?

Recapitulemos, lo primero que nos beneficia de ésta es el sentido de propósito, luego vienen el apoyo comunitario, la guía moral, la espiritualidad (que proporciona una perspectiva más amplia y sentido de trascendencia), y, la autodisciplina y el autocontrol.  

 

En conclusión, la religión, independientemente de la que profeses, ayuda, no sólo a combatir las adicciones, sino a evitarlas, dándonos la guía para una vida sana y feliz. 

 


Sale!

Ayuda en adicciones con la Biblia

20,00 € 15,95 €
Sale!

Ayuda en adicciones con la Biblia

20,00 € 15,95 €

La adicción puede ser un desafío abrumador, pero la fe y la espiritualidad pueden ser una poderosa fuente de apoyo en el camino hacia la recuperación. Este curso se enfoca en cómo la Biblia y la espiritualidad pueden ser herramientas transformadoras para superar las adicciones y encontrar la liberación.

¿Qué Aprenderás?

  • La Sabiduría de la Biblia: Explora las enseñanzas de la Biblia y cómo se relacionan con la superación de las adicciones.
  • La Fuerza de la Oración y la Meditación: Aprende cómo la oración y la meditación pueden ayudarte a enfrentar los desafíos de la adicción.
  • Comunidad de Apoyo Espiritual: Descubre cómo encontrar y conectarte con una comunidad de apoyo que comparte tus valores espirituales.
  • Historias de Esperanza: Escucha testimonios de personas que han encontrado la recuperación a través de su fe.
  • Herramientas Prácticas: Adquiere estrategias prácticas para incorporar la espiritualidad en tu proceso de recuperación.

Este curso es adecuado para cualquier persona que desee utilizar la espiritualidad y la Biblia como parte de su enfoque de recuperación, así como para aquellos que buscan una comunidad espiritual de apoyo.


Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios