Mefredona

Definición

La mefedrona fue identificada por el Psychonaut Research Project -el organismo europeo encargado de investigar la aparición de nuevas drogas- por primera vez en 2008, cuando se analizó una tableta de aspecto parecido al del éxtasis en Francia y fue clasificada como droga ilegal en Europa en 2010. Es un estimulante que produce efectos similares a las anfetaminas, el éxtasis y la cocaína y aunque todavía se conoce muy poco sobre su composición y posibles impactos, se ha establecido como una de las sustancias favoritas de consumo en fiestas y discotecas entre jóvenes de entre 16 y 30 años

Se compra por internet y es muy barata. Puedes encontrarla como abono, fertilizante o aromatizante para plantas, pero no para consumo humano

Se puede ingerir, diluir en la mucosa anal o inyectar, pero la mayoría de los que la toman lo hacen esnifándola. "La vía de administración sirve para intensificar más o menos los efectos o para llegar antes a los picos", explican en la ONG Apoyo Positivo. Las dosis recreativas habituales (en torno a 150 mg por vía oral, 50 mg por vía intranasal) producen percepción de incremento de energía, sensación de estimulación, estado de alerta, euforia, locuacidad… Algunas personas refieren un efecto afrodisíaco o intensificador de las relaciones sexuales.

Muy adictiva

También llamada "mefe" o "miau miau", es muy fácil de conseguir. Se compra por internet y es muy barata. En la red puedes encontrarla como abono, fertilizante o aromatizante para plantas y no para consumo humano. Lo poco que se conoce sobre las posibles reacciones adversas es la coloración azulada o morada de los miembros, un posible estrechamiento de la aorta, sudoración abundante y taquicardia.

Tras su prohibición han ido apareciendo una serie de derivados no fiscalizados o de legalidad indeterminada que se venden en internet

Causa mucha sed, por lo que es recomendable hidratarse de forma regular con refrescos o agua en vez de alcohol; también produce acaloramiento corporal alto así que conviene descansar al bailar o cuando se mantienen relaciones sexuales. "Mezclar esta sustancia con otras drogas puede causar reacciones impredecibles y hacer que te sientas absolutamente desinhibido, lo que te puede llevar a situaciones bastante incómodas", aseguran en la ONG.

Tras su prohibición han ido apareciendo una serie de derivados no fiscalizados o de legalidad indeterminada como la 4-Metil-N-Etilcatinona (4-MEC), bufedrona, flefedrona (4-FMC). Estas moléculas son muy parecidas a la mefedrona, pero sus efectos y riesgos en humanos son aún más desconocidos", explican en 'Chem-safe'. Esto provoca un vacío legal, ya que esta sustancia como tal no está considera (todavía) como ilegal.

Al por mayor

"En la calle el gramo oscila entre los 25 y los 40 euros", asegura Cristian. Según una investigación realizada en Reino Unido, uno de cada tres usuarios que la consumen presentan síntomas asociados a la dependencia.

Muchos asocian su consumo a una espiral de sexo o enfermedades, pero es posible utilizarla solo de forma creativa

El doctor Adam Winstock, quien llevó a cabo el estudio, subraya que este estuvo basado en entrevistas telefónicas con 100 usuarios de mefedrona. "Esta sustancia tiene una alta propensión de abuso y riesgo para la salud con cada vez más tolerancia, pérdida de control y compulsión de uso", escriben en el informe publicado en la revista 'Addiction'.

¿Qué es chemsex?

El término chemsex está formado por chems (drogas) y sex (sexo). Es el uso sexualizado de drogas entre gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (GBHSH).

¿Qué drogas se consumen?

Tres drogas muy ligadas a la práctica de chemsex son la mefedrona (mefe), el GHB/GBL (G) o la metanfetamina (tina). También se consume alcohol, cannabis, poppers, cocaína, ketamina, speed, éxtasis o MDMA.

¿Cuáles son las motivaciones más frecuentes?

Existen numerosos motivos que pueden llevar a las personas a practicar chemsex. Entre ellas:

  • Desinhibición sexual 
  • Intensificar el placer y las sensaciones
  • Facilitar ciertas prácticas sexuales
  • Prolongar el tiempo que duran los encuentros, pudiendo alargarse durante horas o días
  • Mantener la erección
  • Retardar la eyaculación
  • Búsqueda de intimidad o conexión emocional
  • Sentimiento de pertenencia a un grupo
  • Acceso a espacios y prácticas sexuales estimulantes
  • Estrategia de afrontamiento ante circunstancias difíciles de gestionar a nivel emocional
  • Contrarrestar baja autoestima, falta de habilidades sociales, etc.

existen posibilidades de que pueda darse un consumo problemático en algún momento.

Hay una serie de señales que pueden actuar como alarma:

  • Interferencia en otras esferas vitales
  • Vida sexual condicionada, pérdida de interés o incapacidad para disfrutar del sexo sobrio
  • Deterioro de la red de apoyo alternativa al consumo
  • Repercusiones en la salud física o mental
  • Pérdida de control de la cantidad y el tiempo

Posibles consecuencias

  • Adicciones
  • Problemas a nivel de salud mental (ansiedad, paranoia, depresión…) y física (heridas, abcesos, ITS…).
  • Interacciones con tratamientos farmacológicos y afectación de la adherencia terapéutica (por ejemplo: al tratamiento antirretroviral).
  • Deterioro de la red de apoyo alternativa al consumo
  • Vida sexual condicionada, pérdida de interés o incapacidad de disfrutar del sexo sobrio
  • Abusos sexuales
  • Problemas económicos, laborales o académicos
  • Sobredosis (con parada cardiorespiratoria)
  • Muerte


Descarga gratuita de un pequeño resumen sobre la mefedrona

Mefedrona
PDF – 1,8 MB 15 descargas

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios